VUELVO A ENTRENAR FELIZ

    Buenos días chicas!
    ¿Sabéis que desde Semana Santa soy muy feliz? Como ya os conté en el último post de esta categoría, en enero me decidí a probar a entrenar como una “chica fitness” con una rutina de dieta y entrenamiento, asesorada por un preparador.
    Lo que menos me convencía de todo era hacer pesas y quitar de mi día a día el entrenamiento de alta intensidad.
    La dieta, sin embargo, a pesar de no saltarme ni los fines de semana, era mucho más llevadera que la alimentación estricta que yo sigo por mi cuenta. ¿Cuándo me he visto yo comiendo arroz, pasta, frutos secos, pan de espelta… a diario?
    Comencé a pesar más y me estaba obsesionando. Al fin y al cabo es un sacrificio el estar pesando los alimentos en una báscula, reducir tu vida social… como para no obtener lo que tú esperas. Eduardo, el entrenador, me intentaba motivar diciéndome que era normal, que lo estaba haciendo muy bien, que estaba cogiendo masa muscular.
    Independientemente de eso, estaba muy triste. Pasaba por las clases dirigidas y las de Crosshit y quería entrar. Echaba de menos entrenar con mis amigos/as y reírme. Tened en cuenta que a mí me gusta, que es un hobby, una necesidad, y no una obligación.
    Cada mes he tenido reajustes en la tabla y en la dieta y una buena atención por parte del servicio contratado. Además, a pesar de mi bajoncillo, he de decir que gracias a estos tres meses en los que he reducido la intensidad del ejercicio y he comido bien, con todas las grasas saludables e hidratos que el cuerpo necesita para su buen funcionamiento, me he recuperado de un problemilla de salud que venía arrastrando desde el mes de julio.
    Así, que estoy muy agradecida y no descarto volver a solicitar la ayuda de Eduardo, sobre todo en lo referente a nutrición porque las actividades que me gustan no las vuelvo a dejar🤣💪🏻
    El segundo beneficio ha sido estético, me ha salido un melocotón en la parte baja de la espalda🙈🍑🤣
    Ya fuera bromas, como era consciente de que no iba a continuar en Abril, en vacaciones decidí volver al Cross. Me pesaba y me pesa el culo una barbaridad y me cuestan bastante las clases pero ya volveré al punto por el que me quedé. Estoy muy motivada y a constante no me gana nadie.
    Por otro lado, me decidí a probar con mi amiga Laura, el Box donde entrena. Me decía que no era ni Crossfit ni Hiit, que se trataba de OCR. Lo primero que pensé fue…”algún moderno que le ha puesto otro nombre para llamar la atención”. Me decía que había pirámides de madera, anillas, monkeys, un palo de bomberos… Una maravilla para mi agilidad, vamos… (nótese la ironía🙈) No obstante, como mi vergüenza hace mucho tiempo que era verde y se la comió un burro, me decidí a ir a la primera clase gratuita.
    Me lo pasé tan bien y estuve tan cómoda que le pagué la mensualidad la misma tarde. Resulta que OCR significa OBSTACLE COURSE RACING, no se trataba de un invento de un super coach, y quizás, ya cansada de carreras populares y del mismo tipo de ejercicios constantemente, era lo que necesitaba para darle un impulso a mi entrenamiento y divertirme en el proceso.
    La verdad es que en apenas un mes, subo la cuerda, me paso el monkey en varias modalidades, no me da miedo bajar por la barra ni subirme a las pirámides, en ocasiones paso las anillas… A veces, dejo de ser miedica…👏👏👏
    Creo que es un lugar de entrenamiento desconocido pues el OCR está creciendo a un ritmo vertiginoso y en España se ofertan muchas carreras: Warriors, Spartan, Unbroken Race…, a las cuales nos gustaría apuntarnos y no sabemos que existen sitios específicos para preparártelas.
    Al igual que el HIIT, las carreras de obstáculos no son algo nuevo, han formado parte del entrenamiento militar desde principios del siglo XX, cuando el entrenador físico francés Georges Hébert desarrolló un sistema de entrenamiento denominado “método natural”. Éste consiste en caminar, correr, saltar, arrastrarse, escalar, balancearse, lanzar y cargar. Hébert diseñó rutas con obstáculos que llamó “parcours” diseñadas para brindar un entrenamiento funcional e integral. Este tipo de entrenamiento se extendió a Norteamérica durante ambas guerras mundiales, donde se convirtió en un elemento clave de la preparación de las fuerzas armadas.
    Fue hasta 1987 que el fenómeno del obstacle course racing salió del ámbito militar y comenzó a atraer a todo tipo de personas en busca de un nuevo reto físico. El concepto llegó a Estados Unidos en 2010, año en el que surgieron dos de las compañías más punteras.
    El obstacle course racing es una combinación de distintas disciplinas y requiere no sólo de capacidad aeróbica, sino de fuerza, potencia y resistencia muscular.
    Hay muchas personas fuertes que son capaces de levantar grandes cantidades de peso, pero que no podrían correr un kilómetro sin colapsar. De igual forma, hay corredores natos que son capaces de terminar un maratón, pero que no podrían cargar un saco de arena, subir una cuerda o arrastrar un bloque de cemento –todas éstas habilidades necesarias para completar una carrera de obstáculos. El enfoque balanceado del OCR lo hace uno de los entrenamientos más completos y más efectivos para aumentar tu nivel de fitness.
    Yo lo tengo clarísimo después de estos tres meses. Quizás mi apariencia lleva a pensar que no me “pega” entrenar a lo militar pero es lo que me gusta y me da sensación de superación y bienestar más allá del resultado estético. Además, prefiero encontrarme ágil que estar super musculada. Que aburrimiento cada vez que me acuerdo de las mil repeticiones de las superseries machacando el mismo músculo…
    Si quieres empezar y no sabes cómo, lo importante es crear una buena base de fuerza que garantice una condición física óptima para superarlas y evitar al máximo lesiones. No existen dos carreras iguales. Obstáculos diferentes, situaciones de carreras que varían, terrenos más lisos, más montaña, condiciones climatológicas…
    Muchas de estas carreras son muy exigentes, llevan cuerpo y mente al límite y requieren movimientos que a veces ponen a prueba las articulaciones. Si a eso le sumamos situaciones de fatiga donde nuestra respuesta muscular no es tan eficiente, el riesgo de lesionarnos es muy alto. La lesión a menudo no viene a lo largo de la carrera, o mejor dicho, no aparece; pero es en el descanso donde ese estrés que le hemos dado al cuerpo nos puede pasar factura. Esto lo agravamos si no respetamos las fases de recuperación, algo cada vez más habitual en muchos corredores.
    Por todo ello, cuanta mejor condición física y mejor preparemos a nuestros músculos más podremos disfrutar de este deporte y durante más tiempo. Es bueno poner el cuerpo, entrenando, en movimientos que lo lleven al límite, simulando situaciones de carrera. Lógicamente en un escenario mucho más controlado que en una carrera. Debemos preparar el cuerpo a esas posiciones para que cuando se den en situación de gran exigencia y en un escenario mucho menos controlado, el cuerpo sepa responder gracias a un buen entrenamiento previo, algo que puedes hacer en Dayron Club. Cristian es muy apañado y controla el tema. Además, es paciente y no pega voces🤣 De mí no va a sacar una campeona de carreras de obstáculos pero sí lo mejor de mí misma😉
    Durante las clases, realizamos ejercicios básicos, asimilándolos y respetando la progresión de los mismos. A más fuerza que ganemos, más resistencia, más velocidad y más potencia. Ejecutamos sentadillas, peso muerto, zancadas, dominadas, flexiones, balón-pared, saltos, arrastres, monkey, subir la cuerda, pirámides, kettlebells, core…
    Como veis, una horita intensa de circuitos funcionales y tábatas, dónde se trabaja todo el cuerpo, combinados con divertidos obstáculos. A pesar de que te puede parecer intimidante como principiante, el OCR es una disciplina abierta a participantes de todos orígenes y estado físico –es por eso que resulta tan atractivo tanto para los atletas de élite como para aquellas que sólo queremos perder peso y mejorar nuestra forma física.

    Eso sí, ten paciencia, los resultados vendrán, pero no por hacer más, más fuertes y más rápidos nos pondremos. Más bien lo contrario, más sobreentrenados y más daño estaremos creando a nuestro cuerpo y mente hasta que un día llegues a la lesión, al sobreentrenamiento o a la desmotivación. Entrena menos pero de más calidad y aprovecha cada segundo de esos buenos entrenamientos y todo lo demás, descansa y haz otras cosas. (Este consejo del descanso es el primero que debería aplicarme yo🤣)

    ¡Si sois constantes y no os comparáis con las demás, los éxitos personales llegarán sin duda!

    ¡Animaros y desafiaros y superaros a vosotras mismas!

    Mi siguiente reto, la Warrior Race en Tarifa en un par de semanitas🙈💪🏻

    Sé lo que estais pensando… por ir alli de puente, lo que sea🤣🤣🤣 Ya os contaré mis impresiones como spartana y con cuantos moratones acabo🤔

    #elcuerpoconsigueloquelamentecree
    #superateatimisma
    #buscaelbienestarfisicoymental
    #hazloquerealmentetehagafelizatinoalosdemas
    #simedasaelegirentreelgimnasiootú cierralapuertaalsalir
    #ocraespaña

    Categories: Entrenamiento, Vida Sana

    Dejar una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    A %d blogueros les gusta esto: