MIS 36 Y LOS DE NADIE MÁS

    Buenas tardes chicas, lo prometido es deuda y tenía pendientes un par de posts veraniegos, aunque tengo unos cuantos más en “borrador” en mi mente inquieta…😊 Empecemos por el de mi cumple✌🏻
    El pasado viernes 27 de julio conmemorabamos que hacía 36 años que llegué al mundo por suerte para unos y por desgracia para otros🤣🤣🤣 El día de tan importante efeméride lo pasé en Tarifa😁 ¿Qué aportar de este maravilloso lugar que no os dijera en la entrada que hice en el blog el pasado mes de mayo? Poco puedo añadir de este paraiso del que sigo creyendo que me robaron al nacer. La costa gaditana es lo más para mí, su gente, su entorno, su gastronomía, el buen rollo que se respira. Si me das a elegir, quiero ir allí una y otra vez aunque me deje mil y un sitios sin visitar🤦🏼. No tengo hartura ni remedio. Gente allegada me dice que acabaré concursando, trasladaré mi plaza de maestra y que no volveré. Todo es posible. No me cierro a nada y estoy abierta a que la vida me sorprenda. Por el momento, la tengo en el lugar favorito de mi tierra y tengo mil ganas de incorporarme al cole. Aunque ayer me dijeron que me quedo un año en la capi. No me lo creo! Voy a ir andando al trabajo. La verdad es que no es por echarme flores pero creo que ya iba tocándome algo bueno… El karma existe así que tened cuidado…😂
    Bueno, lo diferente, lo que merece que me ponga a escribir, no es recomendaros nuevos bares ni playas de la Costa de la Luz, sino las sensaciones vividas con mis amigas el día de mi cumpleaños allí.
    Ha llegado un momento al cabo de los años que ya no tengo ganas de mover ni un solo dedo para organizar planes ni hacer sentir especial a nadie. Llevo un tiempo en el que soy yo la que se incorpora al carro de lo que va surgiendo. Antes me moría un lunes si no sabía lo que iba a hacer el siguiente fin de semana, tenía que tener todo planificado. Ahora he aprendido a ir sobre la marcha, a lo que surja y, sobre todo, a lo que me apetezca. Y si llega un sábado noche y me tengo que quedar en casa, pues me quedo tan ricamente. Os aseguro que tengo unas discusiones que no son normales por ser sincera. Me escriben para quedar, sobre todo chicos, les digo que no me apetece, que no me gusta salir por la noche, que prefiero aprovechar el día siguiente haciendo deporte, y se ofenden a unos niveles que me piden mejores excusas. No son excusas, es la verdad. Hombre, si es que una persona me despertarse curiosidad o interés, pues ya sabemos todos que cuando uno quiere, el martes se vuelve sábado, la madrugada se convierte en día y el momento en oportunidad, pero si no es así, pues lo siento, mi tiempo es oro.
    Digamos que he corrido demasiado por hacer felices a los demás y ahora he decidido sentarme a esperar a ver quien está dispuesto a correr por hacerme feliz a mí. Y las primeras que han hecho que sienta esa felicidad han sido mis amigas durante tres días. Hará por lo menos 4 meses que me dijeron que mi 36 cumpleaños lo iba a pasar en Tarifa con ellas, que ya habían reservado. No me lo podía creer. Normalmente, soy yo la que me lo guiso y me lo como, me compro mis complementos, me preparo mi fiesta… Por una vez, no era así.
    Y el día llegó. La verdad es que apenas dormí la noche de antes y me levanté con un nudo en el estómago y no de nervios viajeros sino porque en días señalados se me acentúa la gran falta de mi vida. Y si tonta soy en reposo, más tonta estuve ese día. Con soplar una velita en un postre del “Frances” y que las camareras junto a María del Mar y Belén me cantasen el “cumpleaños feliz”, me puse a llorar como una niña pequeña. Que raro, yo llorando de emoción…🤔🤣
    Después de comernos el maravilloso montadito de atún al punto, las albóndigas, una ventresca y algo de alcohol… rodaba de felicidad camino del Waikiki, donde pasamos la tarde sin viento y vimos el atardecer😍 Luego, sé que volvimos a cambiarnos al hotel y que estuvimos en los Mellis y en la Diosa pero no me acuerdo muy bien. Llevaba un pelotazo que más bien lo sé por las fotos (nótese mi cara😂) Qué bien me lo pasé. Y por supuesto, complementos incluidos durante el día y la noche.
    El sábado desayunamos en el Café Azul y nos dirigimos a Bolonia, paraíso natural. Estoy convencida de que este lugar también me quiere a mí allí porque ni pizca de su famoso levante. Lo siento por los que estais ahora volando allí, yo tengo suerte hasta para eso cuando voy🤣🤣🤣💨💨💨✌🏻
    Una mañana de dunas, fotos, sol y agua fresquita del Atlántico… Y de ahí a Valdevaqueros, paraíso de recreación visual😍 y cuna del kitesurf. Me encanta almorzar en Tangana y pasar la tarde mojiteando en El Tumbao. Y así fue, todo a la carta. Vuelta al hotel y como después de tanto atún tenía antojo de restaurante mejicano, mis deseos fueron órdenes y fuimos a La Cantina, justo al lado del Café del Mar. Totalmente recomendable. Nachos, tacos y quesadillas para chuparse los dedos. Todo ello aderezado con Coronita y con un final feliz con una tarta de zanahoria también muy buena. Y más “Diosa” después…
    Este restaurante junto con Los Mellis, de que no os hablé en el otro post, son otros descubrimientos a añadir a la lista del pueblo. Está feo que lo diga con la devoción que siento por “El Francés” pero están más buenas las albóndigas de atún aquí, y la tosta de bonito ahumado con queso payoyo quitaba el “sentío”. Dios mío, que hambre me está dando…
    Si lo probáis, acordaros de la “Rubiadvisor” y disfrutad por mí de esa explosión de sabores.
    Ya el domingo, repetimos desayunaco en el mismo sitio que el día anterior, compramos souvenir y nuestra pulsera con el lema “Made in Tarifa” y vuelta a casa más muertas que vivas pero, al menos yo, con la sensación que vuelvo siempre de allí, de que es el tiempo y el dinero mejor invertido. He ido con todas mis ex parejas y con diferentes amigas y siempre es un placer. Me queda ir sola y relacionarme por allí y no descarto que sea la última semana de este mismo mes para volver al trabajo con las pilas al 100%.
    Como veis, un fin de semana inmejorable y es que dicen que en los malos momentos es dónde te das cuenta de las verdaderas personas. Y sí, toda la razón. Pero en los buenos momentos también. En esos detalles insignificantes que para ti no son nada pero que para mí lo son todo, y esas personas lo saben de sobra. Y están ahí, conmigo. Y cuando todo acaba, mi sonrisa no puede ser más grande, y las lágrimas de emoción la acompañan. Me rodeo de las mejores y que suerte la mía. Sólo les puedo dar las gracias por estar en las malas y disfrutar conmigo en las buenas con todas mis virtudes y defectos.
    Además, el fin de semana anterior, lo celebré con todo mi pandillón de amigas en Mojacar en el Reina Mora, muy buen sitio para comer si no quieres pasar el caloret del chiringuito al menos durante el rato del almuerzo. Os lo recomiendo. Luego fuimos al Cid de concierto, como soy muy gitana musicalmente hablando y actuaba “Navajita Plateá” pues me lo pasé pipa y de ahí al Mawi hasta el cierre a las 4 de la mañana. Buena celebración y como llevaba un par de veranos sin ir pues me tomé con filosofía y gracia que los ligones de turno confundieran mi bañador “leopard print” hasta con un oso panda. En fin, el tiempo pasa pero la cosa no cambia…
    La celebración con mis amigos de toda la vida estaba programada para el pasado sábado 14 antes de que la gente se dispersara en vacaciones y en los Escullos pero ante el imprevisto de mi madre en el hospital, está pendiente.
    También me preguntasteis mucho por los regalos que había recibido. Mis amigas me regalaron ropitas varias de Zara, Stradivarius, una camiseta con el gato de “Alicia en el País de las Maravillas” y un conjunto de deporte. Mi hermano un unicornio de peluche y una cadena con una cruz de plata y piedras preciosísima. Mi madre el perfume “Nina” de Nina Ricci, dinerito y las gafas de sol de Ana Hickman que llevo puestas en las fotos de la sesión para la tienda Mohs y que podréis ver proximamente en la sección dedicada a ello en este blog. Estoy totalmente enamorada de ellas. Además me han obsequiado con la sesión de fotos de cumple y con un tatuaje que tengo pendiente para cuando pase la temporada de sol y playa. Ya os lo enseñaré! Y mi autorregalo ha sido la entrada para el concierto de Cadena Dial el 8 de Septiembre en Madrid dónde voy a ver a: Antonio José, Pablo López, Morat, Carlos Baute, Carlos Rivera, mi Pablo Alborán y muchos más artistas. Moriré de amor y pasaré otro finde madrileño de los que me gustan😉
    No obstante aclarar que lo que más valoro no es lo material sino la compañía de las personas que quiero porque no me apetece seguir cumpliendo años si no tengo con quien compartirlos😊
    Y por último y muy importante para aquellas personas que me seguís y me queréis, la reflexión de cómo me encuentro a los 36. La hice en su día en mis perfiles de Facebook e Instagram pero aquí la tenéis:
    Y llegaron los 36 y estoy empezando a ser bombardeada por preguntas como #elanillopacuando y #loshijospacuando o afirmaciones como #quetequedassola🤔 a lo que os contestaré lo siguiente: ” No pasa nada, así es la vida. Alguien se graduó a los 22 pero solo consiguió trabajo a los 27, alguien ya tenía un posgrado a los 25 pero murió a los 50, mientras que otro se graduó a los 50 pero vivió hasta los 90. Hay alguien que está soltera 🙋🏼 mientras que otra persona que estudió conmigo la secundaria está casada y tiene 3 hijos. Hay quienes tienen pareja y aman a otra (conozco unos cuantos), hay quienes se aman y no son nada. Obama se retiró a los 50 y Trump empezó a los 70. Todos en este mundo vivimos de acuerdo a nuestro propio tiempo. Las personas que te rodean puede parecer que van por delante de ti, pero todos estamos corriendo nuestra propia carrera en nuestro propio tiempo. No los envidio, ellos están en su vida y yo estoy en la mía, no he llegado tarde, no he llegado temprano. Estoy relajada porque he llegado justo a tiempo”
    Un año lleno de logros personales, superación de miedos, darme de nuevo la oportunidad de conocer a otras personas. Un año bonito sin males mayores a recordar y a sabiendas que el que entra será mejor porque MI VIDA NO LA MIDO EN AÑOS SINO EN EXPERIENCIAS VIVIDAS✌🏻
    Y me veo bonita volviendo a ser tan yo, tan tranquila, tan loca, tan completa, tan viva, caminando con seguridad y
    sonriendo todo el tiempo, tan auténtica que no pienso como otras, que me da igual lo que le guste a los demás y uso lo que me identifique como única y así voy enamorando al mundo.
    Cada día lucho por ser la mejor versión de mi, esa que se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz.
    Me veo grande pisoteando todas mis tristezas y complejos,
    mandando al carajo a la gente y a tus miedos.
    Me siento grande cuando veo que me deseais lo mejor, cuando me siento querida, porque aunque para valerme en la vida sea más independiente que el ojo de Leticia Sabater, en el fondo soy como una niña chica a la que le gusta mucho recibir afecto y que la mimen❤

    Gracias por todo,bonitas, me encanta que me leais😗 Os prometo más y mejor, ME prometo más y mejor😉

    #quebonita
    #querelajada
    #tanyo
    #mis36ylosdenadiemas
    #feliz
    #mylife
    #happybirthday #celebracionenmilugarfavorito
    #Tarifa
    #cadapersonatieneunavidayyoelijo
    lamiacadamañana

    Categories: Eventos

    Dejar una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    A %d blogueros les gusta esto: