EL ETERNO COMBATE CONTRA LAS MANCHAS SOLARES

    Como el nombre de mi blog indica, soy muy pecosa.  Mi piel tiende a crear manchitas que en pequeñas cantidades o estratégicamente distribuidas por mi cara, pueden resultar muy graciosas y divertidas, o eso dicen…

    Sin embargo, mantenerlas en la proporción correcta sin que se oscurezcan o se junten creando aspecto de mancha, es todo un reto. Si además tenemos en cuenta que vivo en Almería, dónde el sol pasa el invierno, le sumas que soy una loca apasionada de la playa y que tengo dos meses de vacaciones para disfrutarla… ¡TERROR! Acabo cada verano con la cara como un plato de lentejas.

    Por este motivo y de modo preventivo, cada invierno me gusta hacerme una sesión de luz pulsada (IPL) que me aclara y unifica bastante el tono de la piel pero este año, los días de playa llegaron para quedarse en el mes de marzo y me pilló el toro. Mi dermatólogo me desaconsejó realizarme el tratamiento pues una vez que empiezas a tomar el sol no es nada recomendable.  A pesar de estar muy feliz por estar ya morenita en Semana Santa y pasar unos días de vacaciones increíbles en Tarifa, estaba preocupada por el tema, ya que por mucha protección de factor 50 que me ponga sé lo que me pasa… Así, me puse manos a la obra a ver qué cremas para este “problemilla” me recomendaban y me decidí a probar la línea despigmentante de Martiderm.

    Me compré tres productos: mascarilla para la noche, serum y protector solar.  El resultado es asombroso, no es que mis pecas no hayan ido a más sino que incluso después de tomar mucho sol, se han aclarado y he pasado satisfactoriamente el verano 2017. Los  recomiendo por completo. Aquí os dejo una fotillo de esta maravilla. No os arrepentiréis de la inversión.

    Categories: Belleza

    Dejar una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    A %d blogueros les gusta esto: