EL MUNDO ESTÁ ENFERMO Y NO QUEDAN MEDICINAS

    Está científicamente demostrado que abrazando a una mascota se libera oxitocina

    Papá, te sigo contando:

    Han pasado muchos días, hemos agotado muchas horas, exactamente un mes desde que comencé a contarte todo, y el bichito tiene pinta de no querer marcharse… Normal, en España se vive muy bien. Hasta COVID-19 se ha dado cuenta.

    A los que parece que nos cuesta un poco más concienciarnos es a nosotros, a los humanos, a esos seres prepotentes que nos creemos dueños del mundo y que ahora estamos encerrados en casa dando paso a que otros seres vivos disfruten a sus anchas por nuestra maravillosa tierra.

    Mientras vivimos en esta prisión, los delfines saltan y se dejan ver por mi idolatrado Cabo de Gata, los caballos salvajes son fotografiados por las montañas de Sierra Nevada donde yo deseo corretear, y hasta los jabalíes campan a sus anchas por el centro de la capital, dónde yo ansío tomarme una cervecita con mis amigas.
    Nosotros nos hemos parado en seco pero la naturaleza sigue su curso y en las mejores condiciones. El medio ambiente está sanando con nuestra retirada del mismo… Más que curioso, ¿no te parece?

    Un telediario tras otro hablando del número de fallecidos, de la cuantía de infectados, de la maldita curva cuya cima no llega para empezar a descender alegremente como si de una Ultra se tratase…

    Se agotan las mascarillas, no hay suficientes test o, más bien, ni siquiera quedan existencias fiables, el personal sanitario envuelto en bolsas de basura, no existe vacuna ni medicamento que mate al maldito bicho. A veces sueño con él, tengo conversaciones en las cuales le doy las gracias por devolverle a muchas personas los pies a la tierra. Esos seres que se creen los reyes del mambo pisoteando a los demás y riéndose de las desgracias ajenas y que ahora no quieren vacilar de su viaje cinco estrellas y ansían conformarse y anuncian a los cuatro vientos que van a valorar muchísimo un rato de sol y playa o un simple paseo por el marítimo…
    Que duro que haya tenido que venir para que los que me miraban por encima del hombro ahora deseen MI VIDA. A ver si no vamos a caber en mis rincones exquisitos…🤦‍♀️

    Por otro lado, le ruego encarecidamente que se vaya y deje de hacer sufrir a personas. Nadie merece morir ni este sufrimiento que está causando… Ya no hace nada aquí, la bondad o maldad de cada uno va intrínseca en su persona. Ya no va a conseguir nada y entre todos lo vamos a echar, porque Almería no es muy chica, tú que tanto la querías, sabes que es grande, muy grande. El sentido de unidad ya se ha creado entre nosotros, los ciudadanos, y en los altos cargos nunca se va a conseguir unificar colores, al igual que en quienes no tienen corazón, no lo va a crear ni el bicho ni nadie… Es hora de que se vaya porque el mundo está enfermo y no nos quedan medicinas…

    Solo necesito un abrazo

    Los que no estamos afectados, o mejor dicho, infectados, pues de un modo u otro nos ha tocado a todos y cada uno de nosotros en mayor o menor medida, sentimos estrés, depresión, tristeza, miedo. Necesitamos medicinas de esas en cuyo prospecto dice que las tomemos constantemente y varias veces al día y cuya posología es calmar el dolor, rejuvenecer el corazón, aliviar el pánico… No necesitan receta médica y son gratis.

    Estas cápsulas mágicas se llaman BESOS Y ABRAZOS y los han retirado del mercado. Han pasado de ser la cura a convertirse un arma de doble filo. Estamos a la deriva. La vida nos ha puesto a prueba, nos está enseñando a enfermar y que la única cura sea querernos a nosotros mismos, vivir solos con nuestro yo, levantándonos cada mañana y aceptándonos delante de un espejo sin nada más que lo que allí se refleja. No tenemos objetivos ni metas ni a corto ni a largo plazo…

    Solo nos queda vivir el aquí y el ahora. Reconozco que he pasado por varias fases. Esto es una montaña rusa por muy fuerte que seas… Un día tras otro viviendo en “el día de la marmota”, cada mañana viéndote más desmejorada, falta de vitamina D, ojeras por no dormir bien, necesidad de salón de belleza para sentirte mejor dentro de tu cuerpo y medicina, mucha medicina… Necesito un consuelo, una fecha para iniciar la cuenta atrás, algo por lo que luchar y sí, tengo días y momentos muy tristes en los que no me quiero mirar y paso de puntillas y con la luz apagada pero muestro lo que siento porque hacerlo no es debilidad, es fuerza.
    Debilidad es reprimir tus deseos de mostrar lo que sientes y que casi siempre sea por el miedo al qué dirán. Si tengo ansiedad, lo digo y punto. Soy feliz, no perfecta.

    Ahora mismo, todos y cada uno de nosotros estamos enfermos pero estoy segura de que nuestro cuerpo sanará, la mente también lo hará, el alma se reparará a sí misma y la felicidad y la libertad volverán a nuestras vidas porque tenemos la suerte de estar en el bando de los VIVOS. Esa es la única certeza y por la que cada mañana doy gracias y aporto soluciones en lugar de aumentar la banda ancha de problemas con los que ya contamos. Por desgracia todos los que se han ido allí contigo y tú solo podeis cuidarnos y nosotros tener fe y confiar en que estais con nosotros…
    Los tiempos malos vinieron a enseñarnos algo, no a quedarse.
    Los cambios suelen venir de una fuerte sacudida. No es el fin del mundo. Es el inicio de uno nuevo dónde habrá que reinventarse… Y si queremos más a los demás será porque en este tiempo a solas y de introspección hemos aprendido a convivir con nosotros mismos. Quizás por eso paso los días tan alegre y positiva entre cuatro paredes porque quizás, a eso que yo llamaba independencia en realidad es ese estado de bienestar conmigo misma. Me gusta mi propia compañía…
    Pero ya son muchos días de soledad, quiero y necesito un abrazo, el que sea, siempre de mis personas favoritas, por supuesto. Además, al igual que los besos, me gustan todos siempre y cuando el emisor sea el adecuado: los que duran 5 o 30 segundos, los que te dicen “te quiero” sin hablar, los de al cruzar la meta, los que significan “te he echado de menos”, los de bienvenida, esos en los que podrías quedarte a vivir, aquellos en los que se te para el mundo, los que sin querer, te cierran los ojos o uno tan fuerte que rompa mis miedos…

    Y aquí estoy, escribiendo esto con paciencia, que no es solamente esperar, sino tener una buena actitud mientras esperas. Eso es lo que intento y aunque la tecnología nunca pueda sustituir a las maravillosas cápsulas, ahora mismo ayuda mucho. Más bien, eso junto a la compañía de Coco pues también está demostrado científicamente que se libera oxitocina en el contacto físico al acariciar o abrazar a un animal, me están salvando la cuarentena.
    Además, las redes sociales y este tiempo conmigo misma han afianzado mi verdadera vocación y meta en la vida:

    REGALAR BUENOS MOMENTOS, ROBAR SONRISAS, TRANSMITIR EMOCIONES, CONSEGUIR QUE ALGUIEN OLVIDE LOS PROBLEMAS POR UN MOMENTO Y PODER TRANSFORMAR UN DIA MALO EN UNO BUENO.

    EN DEFINITIVA, SER UNA PAYASA EN ESTE CIRCO LLAMADO MUNDO 🌍 CREO QUE SE ME DA DEMASIADO BIEN.

    Y cuando esto acabe, me voy a poner un traje que favorece aunque hayas engordado 5 kilos, es un vestidazo que se adapta a todos los cuerpos:
    UN ABRAZO. Además, intuyo que va a ser uno de esos que te reinician, que ponen el contador a cero y que me vas a ver muy feliz.

    Sigue cuidandonos un mes más que nosotros seguimos sanos en el mejor bando que se puede estar ahora mismo. Te quiero.

    #abrazamefuerte
    #contadoracero
    #yomequedoencasa
    #diariodeunacuarentena
    #35diassolaconunperro
    #covid19
     

    Categories: Querido diario

    Dejar una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

     
    A %d blogueros les gusta esto: